martes, marzo 3

Resquebrajaduras

Hay una resquebrajadura por allí, imposible negarlo. El lenguaje ya no es lo que era; tampoco la economía ni la televisión. Los periódicos estan llenos de ruido, de melcocha y barro arremolinado por un fuego fatuamente enflaquecido. Unos hablan de la crisis mundial, de la caída de la bolsa y la depreciación de la moneda; otros, por su parte, se encarnizan en llamar a la posibilidad de terminar con la vida que ya no es vida, crimen y pecado hacia su santísima santidá. Los malos --y también astutos-- salen caminando como si nunca nada hubiese pasado. Los buenos --acaso los pendejos-- seguimos creyendo que el mundo mejorará, con nuestro granito de arena --o bola de estiércol-- y una que otra imprecación a dios, a la virgen o, tan siquiera, a mi tía Concepción.
Me llega a la mente la pared de Pablo cubierta con fotos de resquebrajaduras.

No hay comentarios.: